Cinegética Albor
Cinegética Albor

Proceso

Somos una granja de circuito cerrado. Esto quiere decir que desde el principio hasta el final dependemos de nosotros mismos.  A continuación lo explicamos detalladamente.

Contamos con un plantel reproductor en el cual hay una pareja de perdices por cada jaula. La misión de estas parejas  es darnos huevos fecundados. En la puesta prima más la calidad que la cantidad. Los huevos son de gran calidad y muy bien pigmentados.

Después de una previa desinfección los vamos acumulando para tener un gran lote. Esto lo conseguimos manteniéndolos a 12 grados en una preincubadora. 

Desde aquí pasan a las incubadoras donde estarán 17 a 19 días para después entrar en la nacedora, cuando en esta, hayan cumplido 23 días de incubación total, nacerán todos a la vez. Una vez estén secos los trasladaremos a la nave de cría.

En este momento es cuando podemos decir que empieza el verdadero camino de la perdiz, desde su corta edad de un día hasta que esté totalmente formada.  Somos una granja que le damos mucho valor a que los pollitos tomen campo rápidamente, en cuanto tienen escasos quince días les dejamos salir al exterior gran parte de día. A las seis semanas los dejamos ya en total libertad y si el tiempo lo permite lo hacemos una semana antes.            

Cuando tengan cinco meses podremos decir que se han criado por completo.                            

 La granja cuenta con unos grandes parques de vuelo además de un sistema de trabajo que permite moverse a las perdices por una gran variedad de lugares, así las aves pasan de un parque a otro con suma facilidad, por lo que el terreno del que disfrutan es inmenso. 


La alimentación y el agua son automáticos y están integrados perfectamente en la rusticidad de los parques. De esta manera conseguimos criar las perdices sin prácticamente molestarlas. El resultado es una perdiz perfecta de peso con un plumaje impecable y un color rojo extraordinario. Este color rojo lo cogen a muy temprana edad debido por un lado a su pureza y por otro a que se crían sobre tierra roja. El final de las perdices es su venta, desde particulares a grandes orgánicas de caza. El transporte se realiza en vehículo climatizado y adaptado especialmente para el transporte de aves.             

                                                                                              

Cinegética Albor en redes sociales

Contacto:

 Gabriel 

Rodríguez García

 

c/ Sauce nº 9

45005 Toledo

 

Teléfono

609 52 47 43

 

gabriel.rodriguez@perdicesalbor.com